(+51) 999 255 479 servicioalcliente@stratedu.com

Cada vez más empresas en el Perú buscan adoptar una cultura innovadora mediante herramientas ágiles que dan respuestas rápidas a los desafíos de un mercado global en constante cambio.

La ola de la innovación tiene a las gigantes como Apple, Google, Amazon o Ford adoptando, desde hace varios años, sus procesos a metodologías ágiles como el Desing Thinking o el Lean Thinking. En el Perú, esta ola ha llegado con un poco más de retraso, pero ya el 52% de las empresas locales están buscando la transformación digital, de acuerdo al informe internacional “Reescribiendo las reglas para la era digital” de Deloitte.

Al respecto, es el sector bancario el que más avances presenta en la innovación de sus procesos, aunque otros rubros como el de servicios o la manufactura demanda cada vez más, información y entrenamiento en las metodologías ágiles, señala Carolina Moreni, coordinadora del Centro de Innovación de la Cámara de Comercio de Lima (CCL). Moreni explica que las nuevas tecnologías, así como la democratización de la innovación –es decir, que cualquier integrante de una empresa pueda innovar– constituyen pilares esenciales de la nueva cultura empresarial.

 “Hay nuevas tecnologías como el big data que ayudan a agilizar la gestión de la información. Uno puede tener ideas muy creativas que vienen de toda la organización, pero luego la implementación se ve mucho más agilizada con las nuevas tecnologías. Y el impacto positivo también es más veloz”, señala.

Por su parte, Gustavo Loayza Acosta, Director de Oportunidades Laborales de la Universidad Continental, sostiene que para la implementación de las ideas transformadoras no bastan las herramientas ágiles que modifiquen los procesos, sino que se necesita crear entornos colaborativos, donde las tareas se distribuyan en equipos multidisciplinarios, en los cuales se fomente la participación y el pensamiento creativo (thinking outside the box).

En este sentido, Loayza Acosta explica que la innovación de los recursos humanos es uno de los pilares de la revolución de las empresas. Al respecto, la especialista sostiene que los profesionales de hoy en día no solo deben proveer a sus compañías de ideas innovadoras, sino contar con características esenciales como la creatividad y la capacidad de resiliencia frente a entornos altamente mutables.

“Nuestras empresas todavía están iniciando el camino hacia la cultura de la innovación, a diferencia de Asia, Europa o los Estados Unidos, donde es interesante la colaboración intensa entre la academia y la empresa. Y claramente esta vinculación genera conocimiento. Las universidades no son lugares donde se forman solo estudiantes, y, sobre todo, donde se generan innovaciones que resuelven problemas en las familias y empresas”, enfatiza Loayza.

Fuente: El Comercio